Share this story

He says: She didn’t tell me our daughter got a speeding ticket

Él Dice: Ella no me dijo que nuestra hija recibió una multa por exceso de velocidad

ELLA DICE: Nuestra hija me pidió que no le dijera

No es infrecuente ni necesariamente insalubre que un niño se sienta más cómodo al mencionar un tema o una situación difícil con uno de los padres que con el otro. Sin embargo, cuando el niño pregunta y uno de los padres está de acuerdo, puede ser un problema mantener el asunto en secreto entre los dos.

Para empezar, seamos claros: a veces, mantener algo confidencial no solo estaría bien, sino que sería preferible. Por ejemplo, una hija que quiere hablar solo con su mamá sobre un problema de higiene de la mujer, o un hijo que solo quiere hablar con su papá sobre un tema vergonzoso de la pubertad masculina. Pero estos casos son raros.

En casi todo lo demás, el niño debería considerar a los padres como una sola unidad, como de hecho deberían hacerlo los propios padres. En el matrimonio, "los dos serán una sola carne ... lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe". (Mc 10,7-9) Este mandato de “ningún ser humano” incluye a los cónyuges mismos, así como a sus hijos. No se separe = no guarde secretos.

Entonces, si bien podría haber estado bien que la hija se sintiera más tranquila al acercarse a su mamá para admitir su multa por exceso de velocidad, deberían haber llegado al común entendimiento que su mamá luego la ayudaría a explicar o suavizar su fechoría con su papá. ¿Por qué no lo hizo? Puede haber varias razones. Ninguna de ellas es buena.

¿Tiene el papá un problema de ira? ¿Tiene su hija buenas razones para tenerle miedo? ¿Tiene la madre algún problema con alimentar algún tipo de narrativa familiar como, "¿Soy el padre amable y paciente, tu padre es el padre idiota?” ¿Existen patrones familiares más amplios de esconderse, mentir o hacer pactos secretos?

Si alguno de estos zapatos te queda bien, deshazte de ellos lo antes posible, por el bien de tu matrimonio y por la salud mental y el futuro de tu hija. Se ha dicho que una familia está tan enferma como sus secretos. Esfuérzate de todas las formas para hacer de la honestidad, las líneas abiertas de comunicación y la unidad las normas tanto para tu vida marital como para tu vida familiar.


Steve y Bridget Patton tienen maestrías en teología y consejería y sirven como ministros de vida familiar para la Diócesis de Sacramento.

Read this article in English! (Versión en ingles)