Share this story

En tiempos difíciles, Nuestro Señor Jesucristo es Constante

En Tiempos Difíciles, Nuestro Señor Jesucristo es Constante

Mientras les escribo este mes de julio, todos sabemos que los acontecimientos de estos últimos cinco meses parecen que se han ensañado con todo lo que hacemos. El verano está aquí, pero la larga primavera de 2020 parece nunca terminar. Hemos estado encerrados en nuestros hogares, lejos de nuestros amigos, lejos de nuestros compañeros de clase y de nuestros compañeros de trabajo, incluso lejos de nuestros compañeros feligreses. El tiempo parece alargarse y pasa de manera diferente en estos meses. El estrés de una crisis puede afectar a las personas de maneras extrañas. Las certezas de nuestras vidas ordinarias se han vuelto inciertas. Pero en toda  esta confusión y preocupación de estos últimos meses, podemos ver una cosa, una persona, que permanece constante: Nuestro Señor Jesucristo.

El 27 de marzo de este año, el Papa Francisco entró en la Plaza de San Pedro completamente vacía, llevando la Eucaristía, para bendecir a la ciudad y al mundo. Este extraordinaria Bendicion de Urbi  et  orbi fue sorprendente. Y  en medio del caos, ver la plaza vacía y empapada en una lluvia de primavera, mientras el Santo Padre llevaba a nuestro Señor dando la bendición, fue impresionante. En ese momento, el Papa nos llamó a unirnos en torno a lo único que trae esperanza, la paz y el amor en medio de todas nuestras pruebas. El Señor.

Aquí, en la Diócesis de Spokane, he promulgado un Año de la Eucaristía y he emitido una carta pastoral sobre la Santísima Eucaristía. Los planes iniciales para este año comenzaron con una propuesta del personal laico de la Diócesis. A medida que los planes comenzaron a desarrollarse, fuimos testigos de la crisis del COVID que se estaba llevando a cabo, primero en las noticias y luego en nuestras comunidades. Nos preguntamos: "¿Sigue siendo este el momento adecuado para un año para celebrar y promover la fe en la Eucaristía?" La respuesta es clara para mí: sí. En tiempos de incertidumbre, necesitamos apoyarnos aún más en el Señor. En medio de la tormenta, Jesus está con nosotros.

Así que en este Año de la Eucaristía los invito a leer mi carta pastoral. Cuando puedan, regresen a la Santa Misa y continuen rezando al Señor durante todos sus días y durante toda su semana. Es en este tiempo de incertidumbre que vemos claramente nuestra necesidad del Señor. En nuestra fe y comunión compartidas en la Eucaristía, estamos unidos como iglesia. A menudo reflexiono sobre esta unidad, que anticipa nuestra unidad en los cielos, cuando rezo en el altar: "Señor, renueva tu Iglesia que está en el Este de Washington a la Luz del Evangelio. Fortalece el vínculo de unidad entre los fieles y los pastores de tu pueblo... que en un mundo desgarrado por las luchas, su pueblo pueda brillar como un signo profético de unidad y concordia".

Durante este Año de la Eucaristía, espero que nuestra fe como cristianos católicos se fortalezca con la Eucaristía, y, a través de la Eucaristía, podamos crecer  en nuestra comunión con los demás.