Share this story

Saint Jerome  (c. 347–420)

San Jerónimo (c. 347–420)

‘LA IGNORANCIA DE LAS ESCRITURAS ES LA IGNORANCIA DE CRISTO.’

DÍA DE AYUNO 30 de Sep.

San Jerónimo, considerado el más erudito de los Padres de la Iglesia, es un doctor de la Iglesia. Es más famoso por su traducción de la Biblia del griego al latín, conocida como la Biblia Vulgata, y su comentario de las Escrituras, que todavía se usa ampliamente en la actualidad. Su celosa búsqueda y defensa de la verdad, la erudición y el ascetismo lo convirtieron en un crítico frecuente de sus contemporáneos en los siglos IV y V. Su compromiso con la excelencia y la investigación exhaustiva de sus prolíficos escritos sobre las Escrituras, la teología y la vida monástica influyeron significativamente a la Iglesia en la Alta Edad Media.

Jerónimo nació en la actual Eslovenia o Croacia alrededor del 347 y comenzó su educación en casa antes de ser enviado a Roma a los 12 años para estudiar gramática, filosofía y retórica. Allí fue bautizado en 366. Después de completar sus estudios, viajó durante los siguientes 20 años a áreas del Este, incluidas Asia Menor y Siria, cada vez más atraído por la vida monástica y el ascetismo. En 375, Jerónimo buscó la paz en el desierto como ermitaño. Durante ese tiempo, aprendió hebreo, estudió griego y compartió sus escritos en correspondencia con sus amigos. En 378, Jerónimo fue reconocido como un erudito importante. Aceptó ser ordenado siempre que pudiera continuar con sus actividades monásticas y escolares y no tuviera que realizar funciones sacerdotales.

Pasó los siguientes años continuando sus estudios de las Escrituras, mejorando su conocimiento del griego y traduciendo importantes documentos de la Iglesia al latín. Jerónimo regresó a Roma en 382 y, como secretario del Papa Dámaso I, utilizó manuscritos griegos para mejorar la versión en latín antiguo de los Evangelios. Sin embargo, sus puntos de vista no siempre fueron apreciados, especialmente su celosa promoción de la vida monástica, de la virginidad como superior al matrimonio y una fuerte condena del comportamiento laxo del clero romano. Tras la muerte del Papa Dámaso, las críticas que lo rodeaban se hicieron más fuertes y extensas. Resentido y agraviado, Jerónimo dejó Roma y estableció un monasterio en Belén en 389, y vivió en una cueva cercana hasta su muerte en 420.

Read this article in English! (Versión en ingles)